Historia


Mi nombre es Estadio Periodista Mario Filho, pero aquí, en Río de Janeiro nadie llama amigos por su nombre, ¿verdad? Por eso, la galera me llama Maracanã - a causa del Río Maracanã, que pasa bien frente a mí. Para los más íntimos, soy el Maraca.

Mi gestación duró mucho más de nueve meses. Comenzé a ser construido el 2 de agosto de 1948 y fui inaugurado el 16 de junio de 1950. Ya son 67 años de vida, con dos Copas del Mundo (1950 y 2014), Juegos Panamericanos (2007), Olimpiadas y Paralimpíadas (2016), además de muchos otros momentos inolvidables.

Claro que, en ese período, pasé por una plástica aquí y otra allí, para mantener mi jovialidad. De 1999 a 2000, gané sillas. De 2005 a 2007, me adapté al Pan. Y en la más significativa de ellas, de 2010 a 2013, me quedé en ese estándar FIFA, listo para la Copa y para las Olimpiadas. ¡Pero estoy entero, más hermoso y moderno que nunca - y con el alma de siempre! ¡Listo para otra(s)!

Nací como un estadio para la Copa del Mundo de 1950, pero me convertí en un icono. Crecí para ser un escenario del fútbol, pero me convertí en su templo. Aquí, cualquier juego se convierte en una decisión. Cualquier concierto es un espectáculo. Los desconocidos se vuelven amigos y gritan juntos. Y me siento muy feliz no sólo por mi historia, pero por lo que sé que represento para la suya.

Por eso, quiero recordar junto con usted algunos de esos momentos marcados. Viene conmigo en esa Línea del Tiempo e identifique cuáles de esas fechas tuvieron un significado en su vida. Espero que su recuerdo sea tan bueno para usted como para mí. Al final, como diría uno de mis más ilustres visitantes de esos 67 años, el Rey Roberto Carlos, que conmemoró 50 años de carrera con un concierto en mi césped, en 2009, "son tantas emociones, tío".

Asunto: